sábado, 4 de febrero de 2023

Las temperaturas en el hemisferio norte caerán en los próximos 25 años, según un estudio de seis científicos internacionales

"Susurrarlo en voz baja, y no se lo digas a nadie, pero el hemisferio norte puede estar entrando en una fase de enfriamiento de temperatura hasta la década de 2050 con una disminución de hasta 0.3 ° C. Por extensión, el resto del mundo también se enfriará"
AVISO A NAVEGANTES:
(Clic para desplegar)

En Trikooba buscamos dar difusión a noticias y artículos desde diferentes puntos de vista alternativos sobre lo que acontece en el mundo. Nuestro objetivo es invitar a la reflexión, dando a conocer «lo que se está hablando» sobre determinados temas que consideramos de interés, buscando con ello ofrecer una visión más amplia sobre lo que sucede -o puede estar sucediendo- y dejando siempre las conclusiones finales bajo el criterio de cada uno de nuestros lectores.

Nota:
Las referencias y/o fuentes de cada artículo pueden encontrarse al final de estos, junto al símbolo de la lupa (🔎), al igual que estudios e informes externos pueden también encontrarse incrustados como enlaces dentro del texto.

Por: Chris Morrison

Estos hallazgos sensacionales, ignorados por los principales medios de comunicación, se publicaron el año pasado y son el trabajo de seis científicos internacionales liderados por Nour-Eddine Omrani del Centro Noruego Bjerknes para la Investigación del Clima. Publicado en la revista Nature Climate and Atmospheric Science, los científicos dicen que la Oscilación Multidecadal del Atlántico Norte, una importante corriente marina que ha estado bombeando agua más cálida al Ártico, se está debilitando y eso está llevando a un área más fría del Atlántico Norte y temperaturas más bajas, como se observó en el período 1950-1970.

Ciertamente, las observaciones actuales respaldan estas sugerencias. Como informamos recientemente, el hielo marino del verano ártico dejó de disminuir hace aproximadamente una década y ha mostrado un crecimiento reciente. La capa de hielo superficial de Groenlandia creció en casi 500 mil millones de toneladas en el año hasta agosto de 2022, y esto fue casi equivalente a su pérdida anual estimada.

Por supuesto, los alarmistas climáticos no se han puesto al día con estas tendencias recientes, con Sir David Attenborough diciéndole a su audiencia de BBC Frozen Planet II que el hielo marino de verano podría desaparecer en 12 años.

Curiosamente, los seis científicos, cuyo trabajo ha ayudado a desacreditar el mito de la ciencia «establecida», todavía atribuyen parte del calentamiento global a causas humanas. El hemisferio norte se caracteriza por «varias tendencias climáticas multidecenales que se han atribuido al cambio climático antropogénico».


❤️Recuerda que puedes apoyar a Trikooba de una manera rápida, sencilla y totalmente gratuita para ti. Haz clic aquí para saber cómo.


Pero producir un trabajo que predice 30 años de enfriamiento global los coloca fuera de la narrativa «establecida» que afirma que el dióxido de carbono producido por el hombre es el principal, posiblemente el único, determinante de las temperaturas globales y locales.

Por lo menos, reduce la histeria que presiona por medidas punitivas casi inmediatas de cero neto. Se informa que el autor principal, Omrani, dijo que la pausa de calentamiento esperada «nos da tiempo para elaborar soluciones técnicas, políticas y económicas antes de la próxima fase de calentamiento, que se hará cargo nuevamente a partir de 2050».

No hace falta decir que tal pensamiento estuvo ausente en el espectáculo de fenómenos climáticos de Davos de la semana pasada, con delegados de élite aumentando el alarmismo a alturas récord. El ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, entró en pleno colapso, despotricando sobre «bombas de lluvia» y «océanos hirvientes».

El actual enviado climático de Estados Unidos y propietario de un jet privado, John Kerry, describió la reunión como un grupo «selecto» de personas que intentan «salvar el planeta», mientras que el jefe de carnaval de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que estábamos coqueteando con el desastre climático y cada semana traía una nueva historia de terror. Por supuesto, algunos podrían sugerir que, dadas las circunstancias, este fue un excelente esfuerzo general para obtener más dinero –ejem, me refiero a una preocupación climática más genuina– en un momento en que los corales, el hielo marino del Ártico, la capa de hielo de Groenlandia, los osos polares y ahora el calentamiento global tienen que retirarse de la cartera de carteles de alarma.

Como hemos señalado en numerosas ocasiones, el aumento de las temperaturas globales se agotó hace unas dos décadas. Los registros satelitales precisos muestran pausas de alrededor de 2000 a 2012 y una actual que dura más de ocho años.

Se podría argumentar que el único calentamiento real durante más de 20 años fue causado por una oscilación natural particularmente poderosa de El Niño a mediados de la década pasada. Los conjuntos de datos de superficie administrados por operaciones como la Oficina Meteorológica del Reino Unido han agregado calentamiento retrospectivo, mientras que existen crecientes dudas sobre el registro in situ de distorsiones masivas de calor causadas por el crecimiento en ciudades y pueblos de todo el mundo.

El artículo de Omrani es complejo, pero gira en torno al efecto de la Oscilación Multidecadel del Atlántico Norte (AMO) cíclica y natural. Las observaciones y registros que datan de principios del siglo 19 han mostrado enormes cambios en el hielo marino del Ártico. Parece que la AMO juega un papel importante en estos cambios. Una proyección clave del documento es «un mayor debilitamiento de la Oscilación del Atlántico Norte, el enfriamiento del Atlántico Norte y el hiato en el hielo marino del Atlántico Norte del Atlántico Norte y las temperaturas de la superficie global al igual que la década de 1950 – 1970». Si hay una caída comparable con este período, la temperatura global podría caer hasta 0,3 ° C.

Cualquier ciencia que minimice la participación del CO2 causado por el hombre es ignorada en gran medida en la academia, la política y los medios de comunicación. Pero incluso algunos científicos que argumentan que hay un aporte antropogénico considerable reconocen el papel desempeñado por los factores atmosféricos naturales en un clima en constante cambio.

Los científicos más escépticos, como el profesor emérito Richard Lindzen del MIT, tienen un problema intelectual al culpar a todos o la mayoría de los cambios en las temperaturas globales de un solo gas atmosférico. Lindzen desdeña esta visión «unidimensional» del clima. Él es de la escuela de pensamiento de la ciencia del clima que argumenta que los cambios de temperatura son causados por flujos dinámicos de calor en la atmósfera y los océanos, y estos a su vez son causados por diferencias latitudinales en la temperatura, o «inestabilidad baroclínica» para darle un término científico.

Para Lindzen, es «absurdo» suponer que el factor de control de los cambios de temperatura en nuestro complejo clima tridimensional es la pequeña contribución hecha por el CO2. Parece que cuanto más miran y exploran los científicos, más entienden que la atmósfera y el clima que produce es un entorno inmensamente complejo afectado por muchas influencias naturales de gran alcance.

Compartir noticia en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

🛑Trikooba depende únicamente de tu apoyo para poder seguir adelante con su labor🛑

🤝Si quieres saber cómo puedes apoyar el blog de una manera totalmente gratuita haz clic aquí

💸 Si te lo puedes permitir y quieres hacer una aportación económica visita este enlace

Apoya el blog
Noticias Recientes
Destacados al azar

Sígue a Trikooba en