viernes, 3 de febrero de 2023

Estudio alemán revela el hallazgo de una proteína de pico en el cerebro y corazón de un hombre fallecido

El Dr. Michael Mörz, del Instituto de Patología de Dresde, Alemania, publicó un estudio del caso de una autopsia de un hombre fallecido de 76 años en la revista Vaccines.
AVISO A NAVEGANTES:
(Clic para desplegar)

En Trikooba buscamos dar difusión a noticias y artículos desde diferentes puntos de vista alternativos sobre lo que acontece en el mundo. Nuestro objetivo es invitar a la reflexión, dando a conocer «lo que se está hablando» sobre determinados temas que consideramos de interés, buscando con ello ofrecer una visión más amplia sobre lo que sucede -o puede estar sucediendo- y dejando siempre las conclusiones finales bajo el criterio de cada uno de nuestros lectores.

Nota:
Las referencias y/o fuentes de cada artículo pueden encontrarse al final de estos, junto al símbolo de la lupa (🔎), al igual que estudios e informes externos pueden también encontrarse incrustados como enlaces dentro del texto.

Por: KanekoaTheGreat (KanekoaNews)

En el informe, las proteínas espiga atribuidas específicamente a la vacunación contra el COVID-19 se dirigieron a los vasos sanguíneos en el cerebro y el corazón del hombre.

Increíblemente, el informe (lea a continuación) utilizó inmunohistoquímica, que utiliza métodos de tinción inmune que iluminan antígenos específicos, para determinar que «solo se pudo detectar la proteína espiga pero ninguna proteína nucleocápside», lo que significa que la encefalitis necrotizante (muerte de los tejidos cerebrales), así como los cambios inflamatorios en los vasos sanguíneos pequeños (cerebro y corazón) fueron causados por la vacunación COVID-19 en lugar de la infección viral.

«Sorprendentemente, solo se pudo detectar la proteína espiga pero ninguna proteína nucleocápside dentro de los focos de inflamación tanto en el cerebro como en el corazón, particularmente en las células endoteliales de los vasos sanguíneos pequeños. Dado que no se pudo detectar ninguna proteína nucleocápside, la presencia de proteína espiga debe atribuirse a la vacunación en lugar de a la infección viral. Los hallazgos corroboran informes previos de encefalitis y miocarditis causadas por vacunas COVID-19 basadas en genes».

Dado que las vacunas COVID-19 solo codifican para la proteína espiga, pero no para la nucleocápside que se encuentra en la infección natural, el médico de la autopsia pudo determinar que la inflamación del corazón y el cerebro fue causada por la vacunación contra COVID-19 en lugar de la infección natural.

Curiosamente, el anciano que tenía la enfermedad de Parkinson (EP) «experimentó efectos secundarios cardiovasculares pronunciados, por lo que repetidamente tuvo que consultar a su médico» después de su primera vacuna vectorial Astra Zeneca ChAdOx1 en mayo de 2021.

Después de su segunda vacunación con la vacuna de ARNm BNT162b2 de Pfizer en julio de 2021, la familia notó que el anciano experimentó «un aumento de la ansiedad, el letargo y el aislamiento social».


❤️Recuerda que puedes apoyar a Trikooba de una manera rápida, sencilla y totalmente gratuita para ti. Haz clic aquí para saber cómo.


Además, «hubo un notable empeoramiento de sus síntomas de EP, lo que llevó a una discapacidad motora grave y una necesidad recurrente de apoyo en silla de ruedas», de la que el hombre «nunca se recuperó completamente» antes de recibir su tercera vacuna (segunda Pfizer) en diciembre de 2021.

Dos semanas después de la tercera vacunación, «de repente colapsó mientras cenaba» sin «tos ni signos de aspiración alimentaria».

Se recuperó de esto más o menos, pero una semana después, de repente se derrumbó en silencio mientras comía, lo que llevó a su hospitalización y muerte poco después.

La familia del hombre pidió una autopsia porque ya había mostrado cambios notables en el comportamiento, síntomas cardiovasculares y empeoramiento de sus síntomas de la enfermedad de Parkinson después de cada vacuna contra el COVID-19.

«En el cerebro, se detectó la subunidad 1 de la proteína espiga del SARS-CoV-2 en los endotelios, la microglía y los astrocitos en las áreas necróticas. Además, la proteína espiga podría demostrarse en las áreas de periarteritis linfocítica, presente en la aorta torácica y abdominal y en las ramas ilíaca, así como en una arteria basal cerebral. La subunidad 1 del SARS-CoV-2 se encontró en macrófagos y en las células de la pared del vaso, en particular el endotelio. Por el contrario, la proteína nucleocápside del SARS-CoV-2 no pudo detectarse en ninguna de las secciones tisulares correspondientes».

Figura 10. Cerebro, Nucleus ruber. La abundante presencia de proteína espiga del SARS-CoV-2 en el endotelio inflamado de un vaso capilar muestra signos agudos de inflamación con infiltrados de células inflamatorias mononucleares escasos (mismo vaso que se muestra en la Figura 12, secciones seriadas de 5 a 20 μm). Demostración inmunohistoquímica de la subunidad 1 de la proteína espiga del SARS-CoV-2 visible como gránulos marrones en células endoteliales capilares (flecha roja) y células gliales individuales (flecha azul). Ampliación: 200× Fuente: MDPI-Vaccine
Figura 12. Cerebro, Nucleus ruber. Reacción inmunohistoquímica negativa para la proteína nucleocápside del SARS-CoV-2. Sección transversal a través de un vaso capilar. Ampliación: 200×. Fuente: MDPI-Vaccine
Figura 9. Cerebro frontal. Reacción positiva para la proteína espiga del SARS-CoV-2. Sección transversal a través de un vaso capilar (mismo vaso que se muestra en la Figura 11, secciones seriadas de 5 a 20 μm). Reacción inmunohistoquímica para la subunidad 1 del pico del SARS-CoV-2 detectable como gránulos marrones en células endoteliales capilares (flecha roja) y células gliales individuales (flecha azul). Ampliación: 200×. Fuente: MDPI-Vacunas
Figura 11. Cerebro frontal. Reacción inmunohistoquímica negativa para la proteína nucleocápside del SARS-CoV-2. Sección transversal a través de un vaso capilar (mismo vaso que se muestra en la Figura 9, secciones seriadas de 5 a 20 μm). Ampliación: 200×. Fuente: MDPI-Vacunas

«La inmunohistoquímica para los antígenos del SARS-CoV-2 (proteína espiga y nucleocápside) reveló que las lesiones con encefalitis necrosante, así como los cambios inflamatorios agudos en los vasos sanguíneos pequeños (cerebro y corazón) se asociaron con abundantes depósitos de la subunidad 1 de la proteína espiga SARS-CoV-2. Es importante destacar que la proteína espiga solo pudo demostrarse en las áreas con reacciones inflamatorias agudas (cerebro, corazón y vasos sanguíneos pequeños), en particular en células endoteliales, microglía y astrocitos. Esto sugiere fuertemente que la proteína espiga puede haber desempeñado al menos un papel contribuyente al desarrollo de las lesiones y el curso de la enfermedad en este paciente».

Figura 13. Corazón ventrículo izquierdo. Reacción positiva para la proteína espiga del SARS-CoV-2. Sección transversal a través de un vaso capilar (mismo vaso que se muestra en la Figura 14, secciones seriadas de 5 a 20 μm). Demostración inmunohistoquímica de la subunidad 1 del pico del SARS-CoV-2 como gránulos marrones. Tenga en cuenta la abundante presencia de proteína espiga en las células endoteliales capilares (flecha roja) asociada con una hinchazón endotelial prominente y la presencia de algunas células inflamatorias mononucleares. Ampliación: 400×. Fuente: MDPI-Vacunas
Figura 14. Corazón ventrículo izquierdo. Reacción inmunohistoquímica negativa para la proteína nucleocápside del SARS-CoV-2. Sección transversal a través de un vaso capilar (mismo recipiente como se muestra en la Figura 13, secciones seriadas de 5 a 20 μm). Ampliación: 400×. Fuente: MDPI-Vacunas

El Dr. Robert Malone, un crítico del programa de vacunación contra el COVID-19, ha advertido durante mucho tiempo que «el ARNm sintético como el material genético persiste en el cuerpo durante 60 días o más y produce proteína espiga a niveles más altos que los observados con la infección real por SARS-CoV-2».

Ominosamente, los CDC eliminaron silenciosamente la afirmación de que la proteína espiga generada por la vacuna «no dura mucho tiempo en el cuerpo» de su sitio web entre el 16 y el 22 de julio.

«Esta es la primera vez que una vacuna va al cerebro y va al corazón», advirtió el Dr. Peter McCullough, otro experto desde el año pasado.

«Sabemos que va al cerebro, va al corazón, produce la proteína espiga, que daña esas células, causa inflamación, y luego desde allí viaja en el cuerpo causando daño a los vasos sanguíneos y causando coágulos de sangre».

Compartir noticia en:

5 comentarios

  1. EXPUESTO ESTE ABERRANTE HECHO CRIMINAL POR PARTE DE LAS MAL LLAMADAS VACUNAS, CUANDO CARAJO DEJARÁN DE EXIGIR LAS VACUNACIONES? PORQUÉ TANTA CONFABULACIÓN CONTRA LA POBLACIÓN MUNDIAL? Y CUANDO SE APRESARÁN A LOS VERDADEROS CULPABLES DE TAN GRANDE GENOCIDIO??? Y EN ESTO LOS GOBIERNOS DE TODOS LOS PAISES ESTAN VINCULADOS AL KABAL PARA LLEVAR A CABO TAN MAKABRO PLAN DE EXTERMINIO.
    HAGAN ALGO POR FAVOR O TODOS MORIREMOS ANTE ESTE HECHO Y OTROS HECHOS QUE YA SE CONOCEN.

  2. Ahora mismo están los del G20 aprobando la exigencia del pasaporte de vacunado para pasar fronteras, ¿Vamos a obedecer? Cuando mas de uno vaya con un QR de objeción de consciencia que abra la constitución o los acuerdos de Nuremberg; cuando con decisión se amenace al funcionario de judicializarlo si prosigue con su obstrucción del derecho a la movilidad, entonces se darán cuenta que los derechos no se confiscan. El problema es que obedecemos.

  3. Ahí lo que se ve en esa microfotografía es un manchurrón. Decir que eso es un virus o un pedazo de un virus me parece aventurado.
    A ver si vamos a volver a caer en el mismo absurdo base de la Plandemia, cuando todo el mundo decía que había una enfermedad contagiosa muy grave porque todo el mundo decía que había una enfermedad contagiosa muy grave, pero sin ningún otro argumento lógico o realmente científico.

    Es pesadito el tema del virus, ya, a estas alturas, así que aporto el siguiente hilo de un foro en el que nada menos que los mismos Ministerios de Sanidad de (casi) todos los países del mundo admiten oficialmente que, si el supuesto virus existe, no tienen pruebas de ello:

    https://www.laquintacolumna.info/foro/index.php?topic=104.msg302#msg302

    Después de esto, afirmar que el virus y/o la proteína de espiga existen, más me suena a distracción promulgada desde arriba para despistarnos del tema central (algo que siempre hacen los que mandan, para que no nos quede tiempo de organizarnos eficientemente y hacer una revolución).

    Es necesario que comprendamos la trampa que nos han tendido: si el supuesto virus o la supuesta proteína espiga no existen, todas las afirmaciones del tipo «Las vacunas son malas porque el virus [lo que sea]» o «Las vacunas son malas porque la proteína espiga [lo que sea]» quedarán automáticamente invalidadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

🛑Trikooba depende únicamente de tu apoyo para poder seguir adelante con su labor🛑

🤝Si quieres saber cómo puedes apoyar el blog de una manera totalmente gratuita haz clic aquí

💸 Si te lo puedes permitir y quieres hacer una aportación económica visita este enlace

Apoya el blog
Noticias Recientes
Destacados al azar

Sígue a Trikooba en