martes, 6 de diciembre de 2022
Trikooba.org

¿Cómo van a explicar las autoridades australianas una caída del 60% en los nacimientos?

Es posible que se revisen algunos de estos números, pero si la tendencia continúa, Australia terminará con salas de maternidad vacías.
AVISO A NAVEGANTES: (Clic para ver)

En Trikooba buscamos dar difusión a noticias y artículos desde diferentes puntos de vista alternativos sobre lo que acontece en el mundo. Nuestro objetivo es invitar a la reflexión, dando a conocer «lo que se está hablando» sobre determinados temas que consideramos de interés, buscando con ello ofrecer una visión más amplia sobre lo que sucede -o puede estar sucediendo- y dejando siempre las conclusiones finales bajo el criterio de cada uno de nuestros lectores.

Nota:
Las referencias y/o fuentes de cada artículo pueden encontrarse al final de estos, junto al símbolo de la lupa (🔎), al igual que estudios e informes externos pueden también encontrarse incrustados como enlaces dentro del texto.

Por: David James (LifeSiteNews)

La clave de la tiranía médica que se ha impuesto a los australianos en los últimos tres años es la afirmación de las “autoridades”, ya sean burócratas del gobierno, políticos u organismos profesionales, de que sabían la verdad sobre el virus y el problema. -llamadas “vacunas”. Cualquiera que cuestionara esa autoridad era satanizado como ignorante, censurado y, en algunos casos, atacado o terminado con su carrera. Era una estrategia de intimidación basada en el uso asimétrico de la duda: “No puedes dudar de nosotros, pero podemos plantear dudas sobre todo lo que puedas pensar o decir, porque ¿quién eres tú para hacer preguntas?” 

Entonces, ¿cómo van a explicar las omniscientes “autoridades” de Australia la caída apenas creíble en la tasa de natalidad de Australia que acaba de ser revelada por la Oficina Australiana de Estadísticas? De octubre a noviembre de 2021, hubo una disminución del 21 % en los nacimientos (en comparación con el promedio de un período de 10 años), y de noviembre a diciembre hubo una disminución del 63 %. Diciembre fue aproximadamente nueve meses después del lanzamiento de las vacunas COVID.  

Es posible que se revisen algunos de estos números, pero si la tendencia continúa, Australia terminará con salas de maternidad vacías. Incluso los propagandistas que dirigen los departamentos de medios del gobierno, y los llamados periodistas que imitan todo lo que dicen, tendrán problemas para ocultar ese problema.  

Hay, por supuesto, algunas dudas sobre lo que podría explicar completamente esto. Pero no hay duda de que algo anda muy mal. Tampoco hay duda de que si las “autoridades”, especialmente aquellas a las que se hace referencia irónicamente como servidores públicos, no dicen nada, como seguramente no lo harán, entonces demostrará una vez más que son una amenaza para el público al que se supone que sirven. . 

Habrá intentos de arrojar dudas sobre lo que significan las estadísticas. “La correlación no es causalidad; ¿Cómo sabemos que las vacunas causaron el problema? ¿Cómo sabemos que la tendencia continuará? Existen múltiples causas de los problemas de parto, entonces, ¿cómo sabemos cuáles influyeron? Dios mío, todo es tan complejo, y solo aquellos de nosotros entrenados en el método empírico y familiarizados con la terminología médica podríamos entenderlo, a diferencia de usted. 

Será una mala dirección. En lugar de responder a la única pregunta relevante: «¿Por qué sucede esto?» – la estrategia será inevitablemente atacar los intentos del público de explicar la causa. Es por eso que el exsenador federal George Christensen, con sensatez, solo hizo una pregunta: «¿Es la vacuna la culpable?» en su artículo sobre los datos ABS. Sin duda se da cuenta de que sacar conclusiones te expone a ataques. 

Las respuestas, por supuesto, no están disponibles y pueden llevar años. Pero no es difícil montar un caso circunstancial de que es muy probable que las llamadas vacunas hayan sido las responsables. Establecer la etiología siempre es difícil; El cuerpo humano es complejo. Pero cuando los datos de los ensayos clínicos de Pfizer, que trataron de ocultar durante 75 años, apuntan a múltiples problemas que afectan la fertilidad, parece una prueba irrefutable. 


Hazte con la tuya aquí
(14,99€ + envío)


Naomi Wolf y un equipo de investigadores han descubierto muchos problemas que se conocían antes del lanzamiento de la vacuna, y que deberían haber sido conocidos por la Administración de Productos Terapéuticos, el organismo gubernamental encargado de aprobar nuevos medicamentos en Australia (aunque uno no sería sorprendidos si simplemente siguieron a la Administración Federal de Drogas de los EE. UU. sin siquiera mirar).  

Aquí está la lista: 

  1. Problemas de fertilidad masculina que afectan el semen y causan problemas de próstata, lo que afecta la fertilidad. La FDA recibió este documento de Pfizer el 1 de abril de 2021. 
  2. Pfizer sabía en sus propios registros que las mujeres sufrían el 75 por ciento de los eventos adversos y de esos, el 16 por ciento eran lo que Pfizer llamó trastornos reproductivos, trastornos reproductivos femeninos. 
  3.  Las ecografías muestran inflamación y calcificación anormales en los fetos unas ocho semanas después de la vacunación. 
  4. Hubo lesiones en el pene registradas en los resultados de Pfizer . 
  5. Debido a que era ilegal probar el fármaco en mujeres embarazadas, en su lugar se realizaron pruebas en ratas preñadas. Sin embargo, algunas mujeres quedaron embarazadas durante el ensayo. Pfizer ‘perdió’ la mayoría de sus registros, pero de los que conservaron, la tasa de aborto espontáneo fue del 87,5 por ciento. ¿Sobre qué motivos dio la TGA en Australia el consejo de que las inyecciones eran seguras para las mujeres embarazadas? 

Hay otros indicadores de problemas de fertilidad con la vacuna. Christensen cita el caso del Dr. Luke McLindon, especialista en fertilidad con sede en Brisbane, que informó un salto en los abortos espontáneos en sus pacientes, del 12% al 15% normal al 74% con sus pacientes «vacunadas». El nivel con los pacientes no vacunados se mantuvo más o menos igual. Cuando McLindon trató de llamar la atención sobre esto, fue despedido del Mater Hospital de Brisbane. 

Las arrogantes y mendaces autoridades sanitarias de Australia están empezando a cambiar de opinión en un esfuerzo por cubrir sus huellas. Están desaconsejando una cuarta inyección (un segundo refuerzo) para cualquier persona menor de 30 años debido al mayor riesgo de miocarditis. Incluso los principales medios de comunicación lo informan, lo que significa que los desafortunados que creían que las autoridades sanitarias realmente sabían de lo que estaban hablando se están sorprendiendo, especialmente aquellos que vacunaron a sus hijos pequeños.  

Lo que se necesita en este punto no son respuestas completas, sino las preguntas correctas. Preguntas que los medios de comunicación han fallado vergonzosamente en hacer y luego, aún más vergonzosamente, atacaron a otros por preguntar. 

Las primeras preguntas tardarán en responderse, pero hay que plantearlas: “¿Por qué está ocurriendo la caída de la tasa de fecundidad? ¿Por qué ha aumentado la tasa de mortalidad en Australia? ¿Por qué la edad promedio de muerte por covid es idéntica a la esperanza de vida en Australia? 

Luego tenemos preguntas cuya respuesta es obvia y que revelan lo monstruosas que han sido las políticas: “¿Cómo puedes decir que las vacunas son efectivas cuando tienes que recibir otra cada pocos meses? ¿Por qué las personas que supuestamente están vacunadas se enferman de Covid? De hecho, ¡parece haber evidencia de que es más probable que se enfermen! ¿Cómo se puede saber que los medicamentos son seguros a mediano plazo cuando solo se probaron a muy corto plazo (recordando que el daño causado por la Talidomida tardó cinco años en manifestarse)?  

“¿Se aprobarán alguna vez adecuadamente las inyecciones, que no son vacunas sino terapias génicas? Ahora que Pfizer ha reconocido que no tenía datos que mostraran que las inyecciones ralentizaron la transmisión, ¿sobre qué base excluyó a las personas de la sociedad y las sacó del lugar de trabajo debido a la supuesta amenaza para la salud? ¿Por qué las personas que dieron positivo pero no tenían síntomas fueron tratadas como un ‘caso’ cuando no tenían ninguna enfermedad? 

Entonces llegamos a la pregunta final: “Dado que lo que has hecho es un homicidio, ¿en base a qué estás en tu trabajo y cuándo vas a tener la decencia de renunciar?”

Comparte esta noticia:

🛑 Trikooba depende únicamente de tu apoyo para seguir adelante con su labor. Si te lo puedes permitir, sería de gran ayuda que consideraras hacer una aportación económica, por pequeña que sea, para poder seguir sustentando el proyecto 👇

2 comentarios

  1. la disonancia cognitiva de quienes sociologicanente, son objetos (cosas) que la élite maneja a,su antojo, son complices por omisión de los labortorios que por orden de corrupta OMS, pincharan a medio mundo. Lo peor, es que siguen creyendo lo contrario a los datos de la nota. Los gobiernos, son todos complices del genocidio, que recién comienza a tomar luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Apoya el blog
Noticias Recientes
Destacados al azar

Sígue a Trikooba en